La semana pasada llegó a todas la plataformas de streaming Mi Pueblo Natal el nuevo himno de lucha para los colombianos después del especial multiplataforma más ambicioso de la historia del país, Colombia Cuida a Colombia. Lo que pocos saben es que el programa se montó en 10 días. Esta es la historia.

Conectar, inspirar, movilizar: las tres palabras detrás del día de la solidaridad de Colombia cuida a Colombia, el evento en línea que logró conectar a casi 6 millones de personas a través de diferentes plataformas – televisión abierta, cerrada, internacional, regional, emisoras, prensa y plataformas digitales-, para ver a más de 45 músicos y figuras públicas que se reunieron con el objetivo de ayudar a recaudar fondos y alimentos por medio de la página www.colombiacuidacolombia.com, para los que más lo necesitan en medio de la crisis del COVID-19.

Cuando los cofundadores del movimiento Colombia cuida a Colombia, una alianza de más de 350 organizaciones de la sociedad civil y el sector privado que recauda fondos para ayudar a los afectados por el Coronavirus, decidieron armar un concierto apoteósico, María López, presidenta del Grupo Semana y co-fundadora de Detonante, entendió que la plataforma idea era precisamente Detonante, un movimiento  social que se creó en 2015 en Quibdó, gracias a la alianza entre Semana Sostenible, Compartamos con Colombia y 10Music, y que cada año en Quibdó y Bogotá, reúne músicos, empresarios, figuras públicas y emprendedores para darles visibilidad, promover proyectos y transformar poblaciones gracias a la cultura, el emprendimiento y el liderazgo locales.

En ese momento llamó a Felipe Jaramillo, director de la productora 10Music y cofundador de Detonante. Jaramillo ha hecho miles de eventos. Giras, conciertos grandes y pequeños, cumbres y foros. Sin embargo, era la primera vez que se enfrentaba a armar un evento de dimensiones titánicas en tan poco tiempo. Sin embargo, cuando López le preguntó qué podía montar en diez días, el tiempo que tenían para crear el evento, él le dijo: “«Lo que sea», y así fue”.

Cuando los medios de comunicación decidieron hacer parte del proyecto, todo comenzó a andar. Con Detonante como gran productora del evento, Jaramillo reclutó a tres productoras más: 242, la agencia digital que lideran Diego y Adriana Santos se encargó de hacer el guion en solo 48 horas. Merlín producciones, encabezada por Juancho Valencia, miembro del grupo musical Puerto Candelaria y uno de los directores, compositores, pianistas y arreglistas más importantes en Colombia se encargó de hacer los arreglos a la icónica canción del Grupo Niche, Mi pueblo natal, para que fuera la canción que cerrara el evento y finalmente, Gaira.

Fue así como más de 80 personas, 70 medios de transmisión licenciados por Detonante, 15 artistas principales y 30 figuras públicas se unieron para lograr transmitir el concierto virtual más grande que ha hecho en Colombia.

“Los primeros en decir que sí fueron Carlos Vives y su esposa Claudia Elena Vázquez”, cuenta Jaramillo. “Con ese apoyo, sabíamos que podíamos hacer todo”. Si algo caracterizó el proyecto es que, en palabras del mismo Jaramillo, “todo salió bien”.

Después de asegurar la participación de músicos que representaran el país: desde Chocquibtown, Bomba Estéreo, Puerto Candelaria y Grupo Niche hasta Carlos Vives, Juanes, Fonseca, Sebastián Yatra y Andrés Cepeda, por mencionar algunos, la producción se aseguró de dos cosas más: que personajes significativos para el país como Nairo Quintana, Caterine Ibargüen, Egan Bernal, Shakira y Sofía Vergara tuvieran espacios para mandar mensajes de esperanza a los espectadores, y que se contaran historias de los colombianos que están en la primera línea y cómo viven el coronavirus.

Lo que logró esta unión de música, personajes e historias fue abrumador tanto en cifras como en calidez humana. Por un lado, se recogieron 13.000 millones de pesos que donaron 42.000 personas. Más de 5,2 millones de colombianos vieron el evento por televisión, tuvo 1,2 millones de reproducciones en total, más 600.000 lo vieron en transmisión por Facebook y Youtube y se escribieron más de 7.000 tweets al respecto. Por otro, se logró transmitir un mensaje de unión que también era el objetivo del evento: “para mí un ejemplo claro de lo que buscaba ser este evento fueron los primeros 10 minutos en los que, después del himno nacional, hablaron Shakira, J Balvin, Sofía Vergara y Carlos Vives porque muestra lo grande que fue, que logró reunir a los artistas y figuras públicas más importantes de nuestro país por una buena causa”, dice Jaramillo.

A lo anterior se suma que cada participante del evento hizo algo para que fuera único: Juanes cantó su canción Más futuro con la que recordó que “Ya pasará el aguacero”. Luego Juanpis González, humorista preferido por los colombianos, invitó a usar tapabocas con un trago de whiskey. A esto siguió una de las sorpresas más emotivas de la noche que fue Fonseca cantando su nueva canción , Lo que ayer era normal, que se inspira en la crisis que vive el mundo.

Acto seguido Greicy Rendón y Mike Bahía cantaron, desde su tina, Amantes y le dieron paso a Amparo Grisales, diva de la televisión, con un mensaje claro, “Colombia lo tiene todo para ser grande. Tan grande como este cantante”. Así introdujo a Maluma que, diferente a casi todos sus conciertos, interpretó una versión acústica de su nueva canción Amor de mi vida. Aparecieron muchos más: Yatra, Carlos Vives, Cepeda, hasta que todos se unieron en la canción final, cada uno desde su casa, mandando un mensaje de esperanza a cada espectador en un concierto que nunca se había vivido y que, probablemente, no se volverá a ver.

Después del concierto la meta de la plataforma Colombia cuida a Colombia es recoger 25.000 millones para finales de mayo, entregar 100.000 kits de protección para médicos y personal del sector salud y dar seguridad alimentaria a 1.5 millones de personas. Por su lado, Detonante seguirá su labor como plataforma al servicio de eventos como este, que ayuden al país.

Para Jaramillo el aprendizaje más grande de este evento es que “nos unimos todos para lograr algo bueno. Así deberíamos funcionar como sociedad. Cuando nos tratamos así, bien, ayudándonos, pasan cosas increíbles”. Para él, “esto no debería reducirse a una burbuja del primero de mayo, sino que debería volverse un código nuevo de vida. Sobre todo, ahora, en medio de la situación que enfrenta el mundo”.